¿Qué es la credencial?

La Credencial o acreditación del Peregrino es el sucesor del documento entregado a los peregrinos en la Edad Media como salvoconducto, que acredita al caminante como peregrino y certifica su paso ordenado por las distintas poblaciones de cualquiera de las rutas jacobeas. Se trata de un tríptico plegado y diseñado de forma que, por un lado están los datos personales del peregrino y las casillas en las que irán cuños y sellos, mientras que por el otro lado está información útil sobre el Camino de Santiago, con mapas, rutas…

Hay varios modelos diferentes de credencial pero os recomendamos utilizar la versión “oficial”, ya que en algunos alojamientos la exigen para dormir y si queréis conseguir la Compostela al final de vuestro recorrido es obligatorio el uso de este documento oficial.

¿Para qué sirve?

La credencial del peregrino es el medio más sencillo y organizado de identificar a los peregrinos durante su recorrido por el Camino de Santiago y tiene dos funciones principales: hacer más cómodo el acceso a los establecimientos y alojamientos, identificándote como peregrino con este documento en mano y también sirve como acreditación de que has realizado el recorrido suficiente para recibir la Compostela.

Es importante destacar que la credencial tiene un espacio limitado para albergar todos los sellos y cuños que te pondrán a lo largo del Camino, por tanto, si quieres coleccionar el mayor número de sellos posibles te recomendamos que los colectes en un lugar a parte (en tu diario de viaje o incluso en una libreta) para no colapsar el espacio de la credencial.

Además, permite acceder a los menús de peregrino con precios especiales que ofrecen en muchos restaurantes de las distintas rutas jacobeas y también a algunos descuentos en varios alojamientos.

¿Dónde se puede conseguir?

Se puede obtener en varios lugares: en algún alojamiento del Camino de Santiago, iglesias de parroquias o diferentes asociaciones de Amigos del Camino. Para ello debes presentar tu DNI o pasaporte y la recibirás en el momento. Tiene un coste de entre 0.50€ y 2€.

¿Dónde y cúando se sella?

Todos los peregrinos deben sellar la credencial en el lugar donde comienzan a caminar y después de eso, dependiendo del recorrido y las características de su Camino, lo tendrán que hacer una o varias veces al día. Así, para los peregrinos que van caminando será suficiente una vez al día, excepto en los últimos 100 km donde deben sellar 2 veces al día. Si realizas tu peregrinaje en bicicleta debes sellar 2 veces al día durante todo el recorrido.

Los lugares en los que se debe sellar la credencial son las iglesias, parroquias y algunos de los alojamientos (aunque no duermas en los albergues, estos te pueden sellar la credencial igualmente) que se encuentran en el Camino de Santiago. Sin embargo, si debido al horario u otro motivo no puedes sellar en estos lugares, también existe la posibilidad de que te sellen la credencial en bares, restaurantes o establecimientos autorizados, como pueden ser ayuntamientos, oficinas de turismo, policía local, museos…

Si interrumpes tu peregrinación y posteriormente la retomas días o meses después en el mismo sitio, el primer sello que pongas en tu credencial volverá a ser el del mismo lugar donde sellaste por última vez, antes de abandonar el Camino.

Esperamos que os sea de utilidad este artículo y ¡¡Buen viaje Peregrinos!!

Fuente: sientegalicia.com

Translate »
× ¿Cómo puedo ayudarte?