Consejos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta

El Camino de Santiago en bici gana adeptos año tras año. Recorrer alguna de las Rutas Jacobeas a dos ruedas es una experiencia completamente distinta a hacerla a pie.

Debemos tener en cuenta algunas cosas a la hora de hacer el Camino en bicicleta, como la estación del año, el tipo de bicicleta o el tipo de sendero que seguiremos. Aquí tienes unos cuantos consejos para poder disfrutar al máximo de esta experiencia.

¿Cuál es la mejor época para hacer el Camino en bici?

En primer lugar tienes que tener en cuenta la meteorología. La lluvia, el barro o el frio pueden dificultar la ruta. Por ello, la recomendación es siempre realizar el Camino en los meses de mayo a septiembre. También es recomendable no hacerlo solo, buscar un grupo o únete a alguno durante la ruta.

¿Qué bici llevo al Camino de Santiago?

La bicicleta debe ser apta para realizar el Camino de Santiago que tú elijas. Debes saber que en buena parte de las Rutas Jacobeas se puede rodar por asfalto, utilizando carreteras próximas al Camino. Por eso, es posible hacer el Camino con bici de carretera. No obstante, si quieres seguir el trazado original del Camino, lo mejor sería una bici de montaña con una buena suspensión y buen sistema de plato.

Para aquellos peregrinos más profesionales, existen bicis híbridas, muchas de ellas adaptadas para el Camino de Santiago, que permiten circular perfectamente por carretera y por terrenos más accidentados.

Elijas lo que elijas, procura que tu bici sea lo más ligera posible, comprueba el estado de los neumáticos e infórmate de su mantenimiento básico para poder resolver cualquier problema durante tu peregrinación a Santiago.

¿Necesito preparación previa?

Tanto si no eres un asiduo del ciclismo como si sueles pedalear frecuentemente, dos meses antes deberás preparar tu cuerpo para este ejercicio, pues pasar varios días seguidos rondando durante horas es un esfuerzo prolongado al que tu cuerpo puede no estar acostumbrado.
Por ello, traza un plan de entrenamiento que comience con pocos kilómetros al día y aumenta de una forma progresiva la distancia. Además, complementa esto con gimnasia para ganar músculo y elasticidad, no sólo en las piernas, sino también brazos y espalda.
No olvides visitar a tu médico para que te evalúe y te aconseje. ¡Tú bicicleta también debe ir al médico! Llévala a revisión y asegúrate que todo funciona correctamente.

¿Qué llevar al Camino de Santiago en bici?

El qué llevar en la mochila es la eterna pregunta del peregrino. Nuestro consejo siempre es llevar lo imprescindible. En el caso de los bicigrinos habría que añadir una serie de básicos como casco, ropa transpirable y adaptada a la bicicleta (culotte, maillot y cortavientos por ejemplo), calzado apropiado para los pedales de la bici, alforjas, luz y reflectantes para la ti y para la bici y un pequeño kit de herramientas, bombín y parches para las ruedas.

Acuérdate, además, de repartir el peso de una forma equilibrada entre las alforjas para evitar caídas y facilitar las cuestas y las bajadas.

¿Qué documentación se debe llevar encima?

En cuanto a los documentos que debemos llevar con nosotros, no podemos olvidarnos del DNI, la tarjeta de la Seguridad Social, el Credencial del Peregrino, tarjetas de crédito, teléfonos a los que llamar en caso de urgencia.

¿Dónde dormir si hago el Camino de Santiago en bici?

Si optas por dormir en albergues públicos debes saber que los caminantes tienen preferencia sobre los ciclistas hasta las 20:00 horas. Las Rutas más populares, como el Camino Francés o el Portugués, tienen un buen número de plazas para dormir y no suele haber problema. No obstante, si quieres asegurarte puedes optar por albergues privados, en los que no existe esta limitación, o cualquier hostal, pensión u hotel de las localidades por las discurre el Camino

¿Cómo organizar las etapas?

Una ventaja de realizar en Camino de Santiago en bicicleta es que podemos cubrir más recorrido en menos tiempo. Podremos hacer una media de 60 kilómetros en seis horas. Sin embargo, existen etapas más duras que otras y requerirán un mayor esfuerzo. Recuerda que son necesarios 200 kilómetros de recorrido para obtener la Compostela. Lo mejor es estudiar las etapas y plantearlas de acuerdo con nuestra física y si nos interesa más unas zonas que otras, pues siempre podemos parar a hacer visitas. Puedes marcarte tres objetivos dependiendo de tu nivel de cansancio y tener resuelto donde hospedarte en los tres casos, ya que debes de tener en cuenta que los peregrinos tienen preferencia hasta las ocho de la tarde sobre los ciclistas.

Esperamos que esta información os sea de utilidad para planear como realizar el Camino de Santiago.

 

Lo más importe, ¡tómatelo con calma y disfruta del camino!

¡¡Buen viaje Peregrino!!

Fuente: Intermundial.es y El Camino con Correos

 

Translate »