Vía de la Plata

El término “Vía de la Plata no tiene que ver con la explotación o comercio de este mineral precioso, sino que procede del árabe Bal’latta, que es la palabra con la que los musulmanes designaron a aquella amplia vía pública empedrada y de sólido trazado por la que se encaminaban al norte cristiano. No obstante, este vial sí se llegó a emplear para el comercio de plata americana que arribaba en los muelles de Sevilla.

Por esta ruta avanzó Almanzor con su infantería contra Santiago en agosto de 997. Y por ella, al parecer, regresaron, de Córdoba a Compostela, las campanas de la catedral que él se había llevado en aquella ocasión y que tuvo que devolver.

En la segunda mitad del s. XIII —después de la toma de Sevilla y Córdoba a los árabes— este itinerario comienza a ser utilizado por los peregrinos de Andalucía y Extremadura. Unos seguían hasta Astorga, enlazando aquí con el Camino Francés; otros tomaban la desviación de Puebla de Sanabria-A Gudiña y desde aquí —bien por Laza o bien a través de Verín— hasta Ourense y Santiago. Y una tercera posibilidad llevaba a los peregrinos por el noreste de Portugal hacia Verín. Hoy, como hemos dicho, el Camino tiene dos itinerarios desde el núcleo de A Gudiña  hasta  la  ciudad  de  Ourense:  la  ruta  más  tradicional  y  utilizada  por  los  peregrinos es la conocida como Verea Sur, por Laza; la alternativa a ésta transita por el valle de Monterrei hasta Verín. Ambas siguen juntas desde Ourense hasta Santiago por Cea, Dozón, Silleda y A Ponte Ulla.

La Vía de la Plata o Camino Mozárabe recorre por Galicia un patrimonio natural y etnográfico de excepción: la enorme riqueza de la provincia de Ourense, la comarca del Deza y el cauce del río Ulla se presentan ante el caminante llenos de atractivos.

Translate »
×

Contacta con nosotros:

× ¿Cómo puedo ayudarte?